Parque Nacional “Sierra de Guadarrama”

Parque Nacional “Sierra de Guadarrama”

La declaración del Parque Nacional “Sierra de Guadarrama” es ya un hecho inminente pendiente tan sólo de sus últimos pasos en la tramitación que se inició, en esta última etapa, con la firma de un Protocolo de Colaboración suscrito en el año 2002 entre las Comunidades Autónomas de Castilla y León y Madrid para la definición de un Plan de Ordenación de Recursos Naturales, en el marco del cual se analizaría la posibilidad de declarar un Parque Nacionalen la Sierra de Guadarrama.

Como resultado de ese proceso de estudio y análisis, en Castilla y León se redactó el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales del Espacio Natural «Sierra de Guadarrama» que se aprobó mediante el Decreto en el año 2010. Este PORN garantiza la conservación de la Sierra de Guadarrama al dotar de un marco jurídico de protección homogéneo a este territorio sobre el que recaían ya varias figuras de protección (Lugares de Importancia Comunitaria (LIC), Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA), y ámbitos de aplicación del Planes de Recuperación del Águila Imperial Ibérica y de Cigüeña Negra). En este sentido, el PORN de la Sierra de Guadarrama proponía la declaración de un Parque Natural coincidente con buena parte de su ámbito y dejaba abierta la posibilidad a la futura tramitación de un Parque Nacional, conjunto con la Comunidad de Madrid, al establecer que existe un sector, coincidente con la “Zona de Uso Limitado de Cumbres”, que, por sus singulares características naturales y valores ambientales, cumplía los requisitos determinados por la Ley 5/2007, de 3 de abril, de la Red de Parques Nacionales para poder ser propuesto como Parque Nacional.

El Parque Natural «Sierra Norte de Guadarrama» (Segovia y Ávila) fue declarado finalmente por Ley en diciembre de 2010 con una superficie de 83.616 ha, incluyendo total o parcialmente 34 términos municipales de la provincia de Segovia y uno de la provincia de Ávila. De esta superficie, 12.246 hectáreas se convertirán ahora en Parque Nacional, todas ellas en la provincia de Segovia. Por su parte, el Parque Natural seguirá existiendo como la figura de protección que abarca la  Zona Periférica de Protección del Parque Nacional e incluso excede ampliamente sus límites en el ámbito territorial de Castilla y León. 

La Sierra de Guadarrama en su vertiente septentrional se configura y estructura en una gran dorsalmontañosa orientada de NE-SW, de altitudes no muy elevadas, con cotas máximas que no superan los 2.500 m, con vertientes de fuertes pendientes cayendo hacia el Duero, y delimitando en su base una franja de piedemonte profundamente humanizada. Desde el puerto de Navacerrada se prolonga una alineación secundaria, la Sierra de la Mujer Muerta, que separa la cuenca del Eresma de la del río Moros. Y en Cabeza Lijar arranca la Sierra de Malagón que hace de divisoria de aguas con el Alberche a través del río Cofio y, por tanto, con la cuenca del Tajo. Se configura así un área serrana de cierta complejidad y, en una visión general, puede afirmarse que las grandes manchas o formaciones vegetales obedecen a esta fisiografía, matizadas en cualquier caso por las cuencas altas de los ríos que aquí tienen sus nacientes (Duratón, Pirón, Cega, Eresma, Río Moros y Cofio).

Las litologías dominantes de origen paleozoico con presencia abundante de gneises dan lugar a una presencia predominante de los suelos ácidos, en contraste con las pequeñas manchas de origen cretácico y de relleno calcáreo en la parte nordeste del Parque, que nos muestran suelos de componente básica. A los factores climáticos, edáficos y al gradiente altitudinal hay que sumar su posición geográfica y biogeográfica, enclavada en el centro de la Península Ibérica, entre la España mediterránea más seca y el ambiente eurosiberiano. Este conjunto de características fisiográficas, climáticas y biogeográficas son determinantes para explicar la alta riqueza de especies del Parque Natural. En concreto posee 15 tipos de ecosistemas donde existen 1.500 especies de flora y al menos 282 especies de vertebrados en la zona castellano-leonesa.

La privilegiada localización de la Sierra y la abundancia de recursos naturales favorecieron la temprana presencia de los primitivos pobladores que han dado lugar a un envidiable patrimonio cultural, tanto material como inmaterial, diverso en sus tipologías y muy rico en cuanto al número. Cabe destacar, entre otros, los conjuntos históricos del Real Sitio de San Ildefonso y de la villa de Pedraza debido a su trama y ambiente urbano y a su riqueza monumental. Es precisamente en Pedraza donde se ubica el Centro Temático del Águila Imperial Ibérica que, junto con el Centro de Interpretación de Boca de Asno, en los Montes de Valsaín, prestan información a los visitantes del Parque Natural. Por otro lado podemos destacar el área de Especial Protección de los Montes de Valsaín en el que las 7.036 ha tienen un régimen jurídico especial vinculado al Parque Nacional.

La Sierra de Guadarrama ha sido desde tiempo inmemorial lugar de expansión y objetivo de montañeros y excursionistas, por lo que existen multitud de senderos que conducen a casi todos sus rincones. En un futuro, la oferta oficial de las rutas será objeto de ordenación por parte del órgano de gestión del Parque Nacional. Sin embargo, como avance cabe mencionar algunas de las más tradicionales y conocidas por los amantes de la montaña en la vertiente castellano leonesa. En todo caso, sobre todo para las rutas de alta montaña, se recomienda tener una buena preparación física, llevar un equipo adecuado e informarse de las condiciones meteorológicas antes de iniciar la marcha.

Vegetación

La vegetación presenta así distintas formas de adaptación del máximo interés: En las zonas más altas, entre vestigios de paisajes periglaciares, aparecen roquedos, pastizales y matorrales montanos; en las laderas extensos pinares y robledales alternados con zonas arbustivas y pastizales; y en las zonas más bajas existen encinares poco desarrollados, fresnedas, sabinares, algunos cultivos y prados ganaderos. Asimismo destacan algunos enclaves con interesantes masas de acebo. Por supuesto, no podemos olvidar las emblemáticas masas de pino silvestre con alto índice de naturalidad y mejor cuidadas del Sistema Central, paradigma de la gestión forestal sostenible y motor económico de muchos pueblos serranos, que destacan por sus valores paisajísticos, forestales y como hábitat de importantes especies de fauna

Fauna

En cuanto a la fauna, la Sierra de Guadarrama incluye especies muy valiosas a nivel nacional e internacional por el grado de amenaza, varias de ellas por estar en peligro de extinción o por ser endemismos ibéricos. El mayor interés ornitológico de la Sierra de Guadarrama reside en las comunidades de aves ligadas al bosque, matorral y pastizales mediterráneos, sobresaliendo claramente las poblaciones nidificantes de águila imperial ibérica, cigüeña negra y buitre negro. También tienen interés las especies alpinas (acentor alpino, bisbita alpino) y otras especies de interés biogeográfico (alcaudón dorsirrojo, tarabilla norteña), así como el azor, halcón peregrino, acentor alpino, pechiazul y roquero rojo. La presencia de los quirópteros en Guadarrama viene señalada tanto por sus refugios en las cuevas de zonas calcáreas como por las numerosas especies de murciélagos forestales. Entre las especies de invertebrados podemos destacar el caballito del diablo, el gran longicornio, el ciervo volador, el pavón diurno y la mariposa isabelina. También cabe destacar otras especies por su valor cinegético como son el conejo, la liebre, la perdiz, el zorro, el jabalí, el corzo, la cabra montés, etc

 

Para más información sobre las rutas dentro del Parque Nacional, pincha en este enlace